30.11.08

Puntos suspensivos


Un delgado rio de sangre discurre por la calle, su trayecto es largo, parece venir de las afueras del pueblo, aquella pequeña cabaña al frente de los cultivos. Los aldeanos llenos de pavor van al encuentro del causante del atentado con antorchas en las manos que les brindan una falsa seguridad y al llegar a la escena del crimen no hay nada, aunque es claro que el río nace allí. De la tierra brota, como si allí se condensara una fuente insaciable, la sangre. De repente, el anciano alcalde cae muerto en el centro de la multitud. Según los médicos del pueblo ha muerto de anemia y según los sacerdotes el diablo se ha llevado su alma.



El pueblo se reveló contra la iglesia, un hombre tan bueno merece tener un velorio así sea simbólico, así las bendiciones salgan sólo del corazón de los aldeanos y sea una blasfemia para el reino de los cielos recibirlo en su gloria. Pero mientras el cementerio está inundado en lágrimas la iglesia lo está en sangre, una semana ha pasado ya y el río no ha decrecido ni cambiado su rumbo, sigue bañando la plaza principal a los pies del monumento sagrado.

Una única fiel sigue yendo a rezar cada día con devoción, su padre aún está en cama pero ha recuperado algo de su salud desde el día en el que ella empezó las plegarias a su favor, el mismo día en que el viejo alcalde murió. El diablo está en el pueblo, los sacerdotes hacen lo posible por alejar de ella las calumnias, su única feligresa debe estar cobijada por el manto divino que el poder de la iglesia posee, pero su moribundo padre que hace dos días estaba tan blanco como la cal adquirió de pronto un matiz rosa en sus mejillas. Brujería. Pero no pueden acusar a la única esclava restante del patrimonio físico del simbolismo de la fe. Al volver al altar a preparar los atavíos para la misa del medio día, el cura de guardia ve a la joven sin vida en el suelo de la iglesia. Según sus superiores los síntomas son los mismos que los de quien está corrompiendo al pueblo, hay que quemarla antes de que su alma sea libre de unirse a los malos espíritus y, sobre todo, antes de que la noticia llegue a los oídos del resto de los aldeanos.


9 comentarios:

Nay Tiyi dijo...

Lo escribiste vos?
Me gusto mucho ^^

Vos como estas negri??
Espero que todo ande bien.

Un beso enorme!!

Nay

Luxuria dijo...

Hola!!Hace un tiempo que no me pasaba por tu blog. ¿Lo has escrito tú? Porque me encanta. Ya te he apuntado en el concurso y a ver si escribes más de tu historia que es muy intrigante y me gustaría saber como se va desarrollando :)

Un besazo muy grande!!

Anónimo dijo...

Está chevere, como siempre.

Cuidate Kaho.

R. dijo...

El diablo es bien real, un conjunto de humanos a los que les gusta el mal más que su propia vida.

Nay Tiyi dijo...

Eleni tiene cierto poder sobre Nícolas... jeje ^^
Termine la 23!!!

Nay Tiyi dijo...

Se feliz... No es la unica razón.
Y hay una de la srazones que te va a volver loca ^^
Sigo escribiendo asi adelanto lo mas posible... tengo tantas cosas pensadas, solo me falta timepo para escribirlo.

Vos como andas?? =)

Un beso enorme negri ^^

Nay

valen dijo...

guauu! me encantaaa todo lo que esta aqui escrito! de veras es bello!
Me ha gustado mucho este blog.. Me gustaría que te afiliaras a mis blogs:
http://literaturafyr.blogspot.com/
http://elportaldel-anime.blogspot.com/

Espero los visites y nos afiliemos ^^

Anónimo dijo...

Me recuerda tanto a una obra de García Marquéz, la de Los Funerales de la mama grande. Todo el contexto del pueblo y el diablo tocando la puerta es genial xD

Fue por esto por lo que me botaste la otra noche? Ahh tu avena ya murio xD Espero que mis bolitas no T.T

Un abrazooo ^^

Ki dijo...

Siempre el ser humano en la búsqueda infructuosa por deshacerse de las evidencias. Pero la verdad siempre sale a la luz...

Gracias x pasar x mi blog y comentar

Un beso!